martes, 29 de marzo de 2011

Primeramente debemos saber que:


Es importante conocer los diferentes tipos de determinantes para darles el empleo correcto cuando nos comunicamos, ya que estos presentan accidentes gramaticales fundamentales en la oración, como lo son el género y  número.

Los determinantes son palabras que están formadas por monemas libres y que sirven para expresar a qué objeto se refiere la una frase expresada; los más conocidos son los determinantes artículo, los cuales pueden ser definidos o indefinidos. 

Otro tipo de determinantes que las usamos aun desde nuestra infancia son los determinantes numerales, pues los números son parte indispensable de nuestro hablar, por ejemplo cuando pedimos una cantidad determinada de objetos, donde estamos usando determinantes numerales cardinales.
El determinante por tanto nos permite especificar la extensión del nombre o sustantivo, tal como la misma palabra "determinar" nos lo dice.



LOS DETERMINANTES 

Los determinantes son las palabras formadas por monemas libres que necesariamente preceden al nombre en cualquier función que esta desempeñe.
Determinantes son las palabras que, junto con el nombre, constituyen el sintagma nominal. Recordemos la regla:
Sintagma Nominal Determinante + Nombre
Esta abarca una cantidad de palabras distintas que tienen en común el desempeñar la misma función, la de determinar a los nombres que usamos en la oración.
Sirven para expresar a qué objeto se refiere la frase expresada. 
En los determinantes se incluyen:


  • Él artículo 
  • Los que la gramática tradicional llamaba adjetivos determinativosque son los determinantes demostrativos, posesivos, indefinidos, numerales interrogativos y exclamativos.
El sustantivo, cuando aparece sin determinantes, se refiere a algo abstracto o conceptual, remite a una idea; cuando va precedido de alguno de ellos, se refiere a algo concreto, cercano o conocido, cuya existencia es real o imaginada.





SIGNIFICADO DE LA PALABRA "DETERMINAR"

Esta función consiste en actualizar a los nombres limitando así su significación.
Nosotros tenemos grabados en nuestra memoria una serie de nombres, como "silla", con su correspondiente significado (objeto que sirve para sentarse, con respaldo, etc.) Y este término nos sirve para poder referirnos a todas las sillas que han existido, existen o puedan existir, pues esa palabra no es el nombre para designar a uno solo de esos objetos, sino a todos.
Sin embargo, cuando hablamos, sacamos de nuestra memoria ese término y lo hacemos actual, presente en una determinada oración:
Esta silla está vieja.
Me regaló una silla.
Mi silla se rompió.
(No podríamos decir: "silla está vieja"; "silla se rompió", porque no sabríamos de qué silla se habla).
Para actualizar un nombre, para usarlo en una oración concreta, se necesitan los determinantes que indiquen a qué cosa, animal o persona .De este modo, limitamos su significado: mi silla sólo se refiera a un objeto concreto de mi propiedad. Incluso si quiero hablar de todas las sillas necesito indicarlo así y decir:
Todas las sillas del mundo.
Estas palabras que nos permiten actualizar a los nombres y que limitan así la extensión de su significado son los determinantes.





OMISIÓN DE LOS DETERMINANTES
Recordemos que los determinantes preceden siempre a cualquier nombre en la estructura profunda de la oración, cualquiera que sea la función de ese nombre. Pero en la estructura superficial a veces los omitimos y el nombre aparece sin el determinante:
Juan juega con sus amigos.
Compramos mangos.
Pero es obvio que ambos nombres están determinados en la estructura profunda, es decir, su significado está delimitado, pues Juan se refiere a una persona concreta y mangos a una cantidad limitada de esa fruta, no a todas las que han existido, existen o puedan existir.



martes, 15 de marzo de 2011

Tipos de determinantes

Podemos dividir los determinantes en:
  • Artículos: Son determinantes que acompañan al nombre para indicarnos si se trata de un ser conocido o desconocido. Son determinados (el, la, los, las) e indeterminados (un, una, unos, unas).

  • Demostrativos: acompañan al nombre para indicar su proximidad o lejanía con relación a la persona que habla. Cerca: este, esta, estos, estas. Distancia media: ese, esa, esos, esas. Lejos: aquel, aquella, aquellos, aquellas.

  • Posesivos: acompañan al nombre indicando posesión o pertenencia. Pueden referirse a un solo poseedor (una persona) o a varios poseedores (varias personas).

  • Numerales: acompañan al nombre e indican numero u orden. Pueden ser cardinales (dos, ocho...) u ordinales (segundo, octavo)

  • Indefinidos: Indican que se desconoce la cantidad exacta de lo nombrado ejemplo: alguno, pocos, muchos...

  • Interrogativos y exclamativos: Son aquellos que acompañan al nombre en oraciones interrogativas o exclamativas. Son determinantes interrogativos y exclamativos: Qué, Cuántos, Cuál, Cuáles.


Las gramáticas tradicionales dividen estas palabras en dos grupos: "artículos" y "adjetivos determinativos”. Pero no hay razón para clasificarlas así: los artículos también determinan al nombre. Por ello preferimos reunirlas a todas en una clase de palabras que tienen en común la misma función: actualizar el nombre constituyendo con él un sintagma nominal. Tampoco estamos de acuerdo en llamarlas "adjetivos determinantes", porque, por un lado, con un término que las denomine, es suficiente y -por otro- la palabra "adjetivo" la reservamos para referirnos a los "calificativos".

Los determinantes